Música para bebés

¿Conoces el efecto Mozart? Si quieres que tu bebé disfrute de un sueño sereno y relajante, modula los altavoces y déjale escuchar esta música relajante para bebés. Música para dormir bebés y también adultos con la que poder conciliar un sueño profundo.

¿Qué es el efecto Mozart?
A partir de 1993 comenzaron a surgir estudios que trataban de demostrar cómo la audición de la música de Mozart tiene efectos que benefician a nuestro organismo. Si bien es cierto que no permanete, se demostró un aumento del rendimiento intelectual.

Una justificación radica en la similitud existente entre la música y la actividad cerebral en lo que a frecuencias de activación y a sus cambios espacio-temporales se refiere.

La segunda justificación parece descansar en la capacidad que tendrían las melodías de este autor para activar áreas del cerebro que otros tipos de música no consegurían activar, en concreto las relacionadas con las emociones, las auditivas (como algunos otros tipos de música), la coordinación motora y la visión.

Además de esto los mismos estudios han detectado más  beneficios sobre el ser humano en general: ayudar a desarrollar la inteligencia de los niños o atenuar los efectos de determinadas enfermedades como el alzheimer.

Entre los niños, jóvenes y adolescentes, en concreto, se ha concluido que  al menos media hora de escucha musical o de aprendizaje de algún instrumento potencia la efectividad de sus sistemas inmunológicos.

Sin embargo, no debemos limitarnos a este compositor, la música armónica de Chopen, Beetthoven o incluso grupos contemporáneos también podrían influir positivamente en nuestro bebé.

Música para dormir bebés

Consigue que tu bebé disfrute de un sueño sereno y relajante escuchando esta música relajante para bebés. Música para dormir bebés y, ¿por qué no?, también para ti. Música relajante para niños y para adultos con la que poder conciliar un sueño profundo.

Canciones de cuna para bebes

Música de relajación para niños

Sonidos relajantes para dormir

Una suave melodía relajante, sedante y tranquilizadora, siempre es una solución apropiada para facilitar que nuestro bebé alcance más rápido el sueño y que éste sea profundo y reparador, pero junto a este remedio infalible los siguientes consejos también pueden ayudar a que tu hijo concilie antes el sueño:

Consejos para dormir a tu bebé

Lo primero que debes saber es que los bebés suelen dormir 18 horas al día en periodos cirtos de tiempo, lo ideal (especialmente para los padres) es que consigan reunirlas durante la noche.

1. Mételo en la cuna cuando esté adormilado, no esperes a que esté completamente dormido.

2. Intenta no mirar a tu bebé a los ojos, pues tu bebé puede reaccionar ante ella y despertarse, no olvides que suele ser una de las primeras cosas que ven nada más despertarse, acaricia su espalda con suavidad y mantén tu mirada en su barriga.

3. Creo una atmósfera de oscuridad, es probable que esto libere melatonina, una hormona que les ayuda a conciliar el sueño. Además les ayudas a diferencia entre la noche y el día y crear buenos hábitos de sueño. Si no quieres prescindir de las luces opta por luces pequeñas, de tono azulado y apagado y evita las amarillas o blancas, cuyo efecto es más estimulante. Si no enciendas la luz ni lo lleves a una habitación iluminada.

4. No te obsesiones con el monitor de bebés, a menudo los papas (especialmente los primerizos) entran en la habitación del bebé cada vez que escuchan un ruido, en el momento que el bebé sienta que hay alguien en el cuarto llorará para reclamar su atención. si ves que ha empezado ya a llorar espera unos minutos para darle la posibilidad de que se calme solo.

5. Tampoco te obsesiones con el cambio de pañales. Si cada vez que tu bebé se despierta sientes el impulso de cambiarle los pantalones solo conseguirás que se despierte más. Utiliza un buen pañal nocturno absorbente y cuando se despierte, huélelo y cámbialo sólo si no hay más remedio.