Método para dejar de fumar

¿Cómo dejar de fumar?, nunca es sencillo, pero en esta terapia para dejar de fumar basada en una técnica de relajación encontrarás ayuda. A través de este método de relajación guiada déjate llevar por las indicaciones del guía y escucha la música relajante, poco a poco podrás controlar la ansiedad y dejar de ser un esclavo del tabaco con este método para dejar de fumar.

Técnicas para dejar de fumar
En el difícil proceso de dejar de fumar cualquier ayuda es bienvenida y aunque, claro está, la fuerza de voluntad y el convencimiento son las claves esenciales del proceso, el autocontrol y la relajación son tammbién factores decisivos.

Reducir la ansiedad es determinante y para ello disponemos de múltiples ejercicios de relajación que pueden ayudarnos en aquellos momentos más críticos del proceso.

A continuación te proponemos dos ejercicios de que, mediante el control de la respiración, te ayudarán a superar con éxito tus momentos más difíciles:

Primer ejercicio
1. Siéntate en una situación cómoda con la espalda recta y relajada.
2. Mira tu reloj.
3. Inspira muy profunda y lentamente.
4. Contén el aire el máximo tiempo posible. Siente como llena tus pulmones por completo y luego expúlsalo muy lentamente.
5. Repite este ejercicio varias veces mientras miras el reloj. Espera a que pase un minuto.

Segundo ejercicio
1. Siéntate en una situación cómoda con la espalda recta y relajada.
2. Respira con normalidad.
3. Contén el aire contando hasta diez, sin haber realizado antes una inhalación profunda.
4. Expulsa el aire.
5. Repite estos pasos 5 veces pero ahora inspirando profunda y lentamente.

Limpiar energías negativas

¿Quieres limpiar tus energías negativas? Aprende a eliminar la negatividad y a atraer la energía positiva a tu vida a través de esta meditación guiada basada en las indicaciones del guía y una música relajante con la que podrás atraer los pensamientos positivos y borrar los pensamientos negativos. Cambia tus pensamientos y deja que la felicidad entre en tu vida.

¿Cómo surge la energía negativa?, ¿se puede eliminar?
No debemos subestimar el poder de la energía negativa, la energía negativa puede llegar incluso a generar problemas de salud . El poder de nuestra mente es tal que no es descabellado hacerlo responsable de algunas patologías. Los malos pensamientos, las emociones negativas o incluso las malas experiencias que, de forma consciente o inconsciente, soportamos en nuestro día a día pesan en nuestro estado anímico debilitándolo y haciéndonos más vulnerables. Afortunadamente podemos limpiar nuestro cuerpo de todas esas cargas o energías negativas y recuperar la energía vital que necesitamos.

Algunas de las situaciones que, reiteradas, nos pueden generar pensamientos negativos son las siguientes:
Quejarse contantemente sin encontrar nada positivo por lo que sentirse satisfecho. Este tipo de comportamiento te vuelve irritable y aleja de ti a las personas que te rodean.
• Una actitud auto-destructiva. A través de esta conducta te autolimitas a la hora de emprender cosas nuevas o tomar decisiones que te conduzcan a la felicidad.
• El diálogo interno negativo. Mediante esta actitud tú mismo te conviertes en tu principal saboteador, tal actitud solo puede llevarte al fracaso y a la inacción.
• Mentalidad de víctima. Las personas que se siente víctimas constantes de todo lo que les rodea son incapaces de reaccionar y ver que en sus manos está la solución para conseguir que las cosas mejoren.
• El estrés. Es sin duda el mayor responsable de los efectos negativos tanto para la salud física como también psicológica.

Frente a este tipo de actitud debemos anteponer:
• La recuperación de nuestra autoestima
• El aceptarnos y querernos tal como somos
• Los pensamientos y afirmaciones positivas
• La generosidad
• La tranquilidad y la calma
• Disfrutar de la naturaleza y buscar el equilibrio interno

Relajación guiada para dormir bien

Consigue conciliar el sueño a través de este ejercicio de hipnosis para dormir. Este tratamiento contra el insomnio consiste en una técnica de relajación guiada para dormir bien, basada en las indicaciones del guía y una música relajante de fondo con la que conseguirás alcanzar la paz y la calma necesaria para dormir bien y solucionar tus problemas de sueño.

El poder de la música
Poner música relajante para hacer que los bebés concilien el sueño funciona también con los adultos, de hecho, se ha demostrado que un ambiente relajado, un horario fijo y unas técnicas de relajación progresivas resultan más eficaces que la administración de ansiolíticos.

El insomnio es un problema bastante generalizado, sobre todo a partir de los 55 años, y aunque la mayor parte de las personas que lo sufren no buscan tratamiento tiene consecuencias directas en sus vida, alterándolas y generando todo tipo de desórdenes.

La hora de dormir es el tiempo que nuestro cuerpo necesita para recargar la mente de pensamientos positivos, obtener un descanso profundo y reparador, restablecer los niveles de estrés, aliviar los dolores y vencer las preocupaciones.

Si te cuesta conciliar el sueño te proponemos la siguiente tarea que, convertida en rutina, te ayudará a alcanzar ese estado de relajación que precede a un sueño profundo y reparador.

1. Evita  las cenas abundantes, aunque a causa de la digestión sientas que te duermes rápido, tu cuerpo no descansará adecuadamente ya que estará ocupado en ella.

2. Un masaje en tu cabeza (si tienes a alguien que pueda hacértelo) es mano de santo. Debe presionar suavemente con las yemas de los dedos tu cuero cabelludo, yendo desde la frente hacía la nuca.

3. Puedes escuchar música tranquila antes de dormir si tu entorno es ruidoso, así tu mente no se distraerá con los ruidos y podrá seguir el hilo de la música.

4. Siéntate en una silla o en la orilla de la cama, antes de dormir, procura tener la espalda muy derecha, y respira tres veces profundamente y muy despacio. En cada exhalación imagina que expulsas de tu cuerpo toda la tensión, la preocupación y el  estrés.  Cuando inhales, imagina que una luz azul muy suave entra y llega hasta tu frente, en medio de tus ojos.

5. Comienza por tensar los dedos de los pies lo más que puedas, cuenta hasta cinco y relájalos, cuenta hasta cinco y continúa.

6. Continúa con todo el pie, tensa el pie lo más que puedas, cuenta hasta cinco, y luego relájalo.

7. Sige por la pantorrilla, los muslos, los glúteos, el abdomen, los hombros, los brazos, las manos, el cuello, la cabeza, siempre de forma ascendente y contando hasta cinco y destensando.

8. Cada vez que destenses y te relajes  imagina que sale de esa zona del cuerpo toda la tensión. Si sientes que todavía hay tensión, repite. Cuando tenses el músculo enfoca en esa parte del cuerpo una luz verde muy brillante y visualiza que la luz permanece es esa zona del cuerpo.

Si realizas este ejercicio todos los días consegurás habituar tu mente y prepararla para un sueño reparador que hará que te despiertes cada día lleno de energía positiva.

Ejercicio para mejorar la autoestima

Aprende cómo mejorar la autoestima con este ejercicio de relajación y meditación. A través de esta técnica para mejorar la autoestima podrás escuchar una música relajante que sirve de fondo a las indicaciones del guía que te ayudarán a reforzar la autoestima, a aceptarte como eres y a valorar lo maravilloso que hay en ti.

Cómo mejorar nuestra autoestima
La autoestima depende en gran parte de lo mucho o poco que nos sentimos valorados y queridos por otros, lo que influye directamente en nuestra propia valoración y aceptación.

Las personas que gozan de una buena autoestima se sienten bien consigo mismas y aprecian sus capacidades y logros, por el contrario, las personas con baja autoestima sienten que no gustan a nadie ni son buenos en nada.

Los problemas de autoestima no son algo infrecuente, de hecho todos tenemos o hemos tenido en algún momento de nuestra vida problemas con nuestra autoestima, especialmente durante la adolescencia, cuando experimentamos la búsqueda y el descubrimiento de quiénes somos y cuál es nuestro lugar en el mundo.

La autoestima se puede mejorar ya que se trata de la imagen que tenemos de nosotros mismos, y esta imagen va cambiando con los años.

Nuestra autoestima puede sentirse dañada cuando alguien a quien valoramos mucho nos critica o juzga; sin embargo, las críticas también pueden venir de uno mismo y ser igual o más dañinas aún. Los pensamientos  negativos constantes son el gran enemigo de nuestra autoestima. Paradójicamente las personas con baja autoestima a menudo tienen las cualidades que admiran, pero son incapaces de verlas porque la imagen que tienen de sí mismos les anula.

Si queremos recuperar nuestra autoestima podemos empezar por las siguientes pautas:
Dejar de generar pensamientos negativos sobre nosotros mismos y no ser tan autocríticos. Cada día anotar tres cosas sobre ti que te hagan feliz.
• Ponerse como objetivo el logro y no la perfección, de lo contrario, uno corre el riesgo de paralizarse y no emprender nada nuevo debido al miedo al fracaso.
• Considerar los errores como parte del aprendizaje. Todo el mundo los comete ya que están implícitos en el desarrollo personal.
• Probar cosas nuevas que permitan desarrollar todas nuestras aptitudes cualidades y sentirnos orgulloso.
• Analizar qué podemos cambiar y qué no, para mejorarlo si es posible o aprender a aceptarlo.
• Establecer metas y diseñar un plan para conseguirlas.
Sentirse orgulloso de lo que piensas y no temer compartirlo.
Colaborar en alguna labor social, ayudar a alguien con tiene problemas, hacernos voluntarios de alguna asociación. Al comprobar como nuestro trabajo aporta cosas buenas sentiremos aumentar autoestima.
Hacer ejercicio. Reduce el nivel de estrés y libera endorfinas lo que nos hace sentirnos más sanos y más felices.
Disfrutar de la vida. Vivir nuestro tiempo libre y nuestros hobbies sin pensar nada más que en relajarse y pasárselo bien

Relajación guiada para eliminar el estrés

Con este vídeo de meditación guiada podrás poner en práctica un ejercicio de relajación para eliminar el estrés. Esta técnica de meditación te permite, a través de las indicaciones del guía y al escuchar una música relajante, alcanzar un estado de bienestar y paz, dejando a un lado las preocupaciones del día a día.

La importancia de la relajación
En la actualidad el frenético ritmo de vida nos introduce en una dinámica que muchas veces no solo nos hace perder el verdadero sentido de vida, sino que nos conduce a situaciones que nos generan un constante estrés  con las consiguientes huellas en nuestra salud física y mental.

Para contrarrestar los efectos negativos del estrés la relajación juega un papel decisivo. No es importante, sino vital, aprender a relajarse, debemos ser capaces de dedicar a nuestro cuerpo y a nuestra mente unos minutos al día para conseguir este objetivo.

El cuerpo es un reflejo fiel de lo que pensamos y sentimos, demasiado estrés y tensión, tendrán en él su reflejo y tarde o temprano y nos sentiremos mentalmente y físicamente agotados. Si confiamos en que el sueño es capaz de reparar el cansancio que arrastra nuestra mente nos equivocamos, nuestros pensamientos están siempre trabajando lo que impide un descanso profundo.

A través de la relajación podemos descansar de una manera más efectiva, ayudando a que nuestro cuerpo no se desgaste prematuramente y, al mismo tiempo, disfrutar de una mejor salud física y mental.

La relajación no es un lujo, sino una necesidad, mediante la relajación podemos aumentar nuestra vitalidad y gozar de un nivel inmunológico fuerte. Bastan solo 15 minutos de los 1440 que tiene un día para mantenernos sanos y en control de nuestras emociones.

Algunos de los muchos beneficios de la relajación:
Disminución de los niveles de ansiedad y una mayor capacidad para afrontar situaciones de estrés.
Aumentan la seguridad y la confianza en nosotros mismos.
Mejor control de la respiración eliminando la hiperventilación.
Mejoran la digestión.
Proporcionan un descanso más profundo y de calidad.
Mayor capacidad para conciliar el sueño de forma natural mejorando la calidad del sueño.
Mayor resistencia frente a enfermedades.
Mejor oxigenación de la sangre.
Ayudan a equilibrar la tensión arterial.
Facilitan la recuperación física y mental.
Aumentan la capacidad de concentración.