Plantas medicinales para controlar la ansiedad y el estrés

1

Plantas medicinales para controlar la ansiedad y evitar el estrés
Aunque no todas las patologías pueden combatirse con la medicina natural, el estrés y la ansiedad responden de forma positiva a este tipo de tratamientos; de hecho, es frecuente encontrar algunos fármacos que derivan de estas plantas medicinales.

¿Por qué mantener a raya nuestros nervios?
La ansiedad, el estrés y el nerviosismo nos afectan en distintos niveles, he aquí algunos casos:

– Físico: migrañas, cefaleas, contracturas, taquicardias, enfermedades cutáneas, problemas intestinales, problemas inmunológicos, insomnio, cansancio, trastornos en la alimentación.
– Emocional: depresión, irritabilidad, ira, baja autoestima, inseguridad, sentimiento de culpa, tristeza.
– Existencial: sensación de vacío, crisis existenciales, sensación de pérdida, pesimismo, falta de perspectivas, caos, pérdida de identidad, ausencia de metas o proyectos.

Son tantas las consecuencias que acarrean que, ante los primeros síntomas, debemos poner en marcha todos los mecanismos posibles para evitar que desemboquen en problemas más graves.

¿Qué planta medicinal es la más adecuada?
El primer paso antes de iniciar un tratamiento con plantas medicinales es informarse bien. De igual manera que un resfriado no responde al mismo tratamiento que una migraña, el insomnio o un ataque de pánico deben combatirse de forma distinta.

Tipos de plantas medicinales
La naturaleza ofrece un sinfín de remedios para aliviar afecciones frecuentes de nuestro organismo ocasionadas por el estrés y la ansiedad. A continuación ofrecemos una pequeña muestra de las mismas con algunas de sus propiedades más características.

Plantas adaptógenas
Las plantas adaptógenas reciben este nombre por su capacidad a adaptarse a las distintas circunstancias. Mediante este tipo de plantas nos enfrentamos mejor a aquellas situaciones inesperadas o desagradables  que puedan generarnos  estrés o ansiedad. Las más utilizadas son:

  • El gingseng: funciona como antidepresivo y estimulante del sistema inmunitario.
  • El eleuterococo: estimulante muy similar al ginseng.

Plantas relajantes
Las plantas relajantes, como su propio nombre indica, favorecen una respuesta suave y positiva a aquellas situaciones que desencadenan estrés.

  • La avena: funciona como reconstituyente del sistema.
  • El espino blanco: destaca su acción sedante sobre el sistema nervioso central y sobre el aparato cardiovascular, así como su actividad espasmolítica sobre la musculatura lisa.
  • La amapola californiana: se utiliza como relajante y antiespasmódico. Se le atribuye una acción analgésica y sedante por lo que está indicada en episodios de insomnio. Reduce además la taquicardia, los tics nerviosos, los episodios de irritabilidad puntual y los estados de estrés y ansiedad leve.
  • La lavanda: beneficiosa por su acción antiséptica, antibacterial, antifungal, antiinflamatoria, anticonvulsiva y antidepresiva.
  • El naranjo amargo: eficaz digestivo, tónico estomacal, antiespasmódico, diaforético y preventivo contra la gripe.
  • La hierba luisa: destaca su efecto espasmolítico, expectorante, digestivo. Es un poderoso sedante frente a la tos y combate el histerismo, el insomnio y la neurosis.
  • La valeriana: es uno de los grandes fármacos para el equilibrio nervioso por su acción sedante. Combate el histerismo, el insomnio y la hiperexcitabilidad. Se emplea también en las alteraciones menopáusicas y como antiespasmódico.
  • El kava-kava: calma la ansiedad, el estrés y la inquietud. Combate el insomnio, la hiperactividad, la psicosis, la depresión, las migrañas y cefaleas y los dolores musculares.
  • El lúpulo: actúa en los trastornos gástricos de origen nervioso y es un poderoso calmante nervioso.
  • La melisa: destaca por su acción relajante y tonificante a la vez del sistema nervioso. Se usa para tratar la ansiedad, la depresión, la tensión nerviosa y los malestares digestivos que generan.
  • El tilo: es un potente sedante, antiespasmódico, antirreumático, diurético, suave hipotensor, vasodilatador, digestivo y cicatrizante de heridas.

Plantas tónicas
La función de este tipo de plantas es aumentar la energía vital, revitalizándonos y consiguiendo así que seamos capaces de afrontar mejor las situaciones que derivan de la ansiedad.

Pertenecen a este grupo:

  • El romero: actúa contra el agotamiento tanto físico como intelectual y ayuda en las fases de convalecencia.
  • La ajedrea: estimula el sistema nervioso gracias a su aceite esencial.
  • La angélica: reequilibra el sistema nervioso y tiene efectos sedantes.
  • La menta: tiene función analgésica y digestiva.