Música para la alegría

1

No dejes que te venza la tristeza ni el agotamiento, cambia tu estado de ánimo escuchando música para la alegría. Haz a un lado tus pensamientos negativos y deja que las alegres notas te hagan recuperar la tranquilidad, la energía y las ganas de ser feliz.

En función de los distintos tipos de ritmos, tonos y melodía la música tiene produce un efecto u otro en nuestro cerebro, ¿quieres conocerlos?

Los tempos lentos (60 – 80 pulsos por minuto) generarían sensaciones de calma, serenidad, ternura y tristeza
Los tempos rápidos (100 a 150 pulsos por minuto) producirían emociones alegres, excitantes o vigorosas

Los ritmos lentos provocan sensaciones de paz y serenidad
Los ritmos rápidos suelen conseguir activación motora y la necesidad de exteriorizar nuestros sentimientos

Las notas agudas actuarían sobre el sistema nervioso provocando una actitud de alerta y al mismo tiempo un aumento de nuestros reflejos, podrían incluso ayudarnos a combatir el cansancio.
Los sonidos graves podrían facilitar una visión pesimista, si ese es nuestro estado previo, o una tranquilidad extrema.

Los instrumentos de cuerda, expresivos y penetrantes,  se recomiendan tanto para cuando estás mal, como para cuando estás bien.
Los instrumentos de viento, alegres y vivos, son especialmente indicados para aquellas situaciones en las que te sientes mal.
Los instrumentos de percusión, que incitan a la acción y el movimiento, son los perfectos para divertirte cuanto se sientes bien.

Ahora que ya sabes un poco más sobre la música y sus efectos en nuestro estado anímico estás preparado para iniciar tu sesión de musicoterapia.

Compartir en
  • ANA DEUS

    lindas me fascinan