Hábitos para fomentar el desapego

0

Todos sentimos apego, por el hecho de ser seres humanos, tendemos a establecer lazos y dependencias hacia personas y cosas, es algo natural.
Pero, un exceso de apego, nos crea miedo. Miedo a las pérdidas y a la independencia, que acaban por limitarnos de una forma insana hacia nuestras metas.
El apego así entendido, es adicción. Cuando el apego está presente más que un acto de cariño se trata de una instrumentalización de nuestros miedos proyectados en el otro.
Este tipo de comportamientos los encontramos en relaciones de pareja, entre padre e hijos y entre amigos.

 

Plantean dos características claras:

• Esforzarse por mantener la proximidad

• Resistirse a la separación, sintiendo con ello ansiedad y desolación.

El desapego, por el contrario, que parece una palabra fría e incluso parece que estemos hablando de egoísmo, está muy lejos de esa realidad y es necesario.
Significa básicamente saber amar, apreciar e involucrarnos en la vida de los demás desde un punto de vista más equilibrado y saludable, liberándonos de los excesos que nos ponen las cadenas del apego.
Os sugerimos pues, poner en práctica esta cuatro leyes sobre el desapego :
• Tú eres el único responsable de ti mismo, no pienses que son los demás los responsables de tu propia felicidad o los que han de guiar tu vida y tus metas.
• Asume la realidad. En esta vida, todo fluye, nada es eterno, y esa fluidez es su camino natural. Hay que vivir el presente y es un apego toxico y poco saludable aquel que no suelta marras con su pasado y sus pérdidas.
• Promueve tu libertad y permite a los demás que también los sean.
Asume que la libertad es la forma más plena y saludable de disfrutar la vida y de entenderla en toda su inmensidad.
• Entiende que las pérdidas, se suceden tarde o temprano, y que no se acaba tu mundo, sino que surgen nuevas oportunidades y formas de entender tu vida con cada una de ellas.

Hábitos para desapegarse de una persona y dejar de sufrir por ello :

Compartir en